miércoles, 6 de mayo de 2009

Bebiendo Letras


Bebí las lágrimas derramadas por mi rostro
Bebí el vino, para con él calmar mi dolor
Y mi corazón desbocado como un potro
Saltó en el pecho derramándose el dolor.

Y no logré ahogar la pena con el vino
Pedí a los dioses y al amor la calma
Pero la fe y el amor fueron en vano
Y día a día vi destrozada mi alma.

Busqué refugio en el pecho de mi hombre
...no comprendió a mi alma solitaria
Cerré mi alma como se cierra un sobre.

Con gestos cansados y pena en el alma
Le hablé al espejo, fue imagen grotesca
Susurrando en sombras un viejo poema
De amarillas páginas y una flor seca.

En el laberinto de la soledad
Ahogando mis gritos escribí palabras
Una y otra vez
La tinta penetró en el papel
Y orgulloso el papel bebió las letras.

De pronto comprendí había encontrado
Aquello que tanto he anhelado
Descubrí que era amada, respetada y escuchada
En la palabra.-

Editado en:”Homenaje a la Poesía Universal”
ISBN 987-99207-3-2
Dibujo de Javier Alvarez Mix

2 comentarios:

cesarydebo dijo...

muy bueno cristina te vamos a seguir por todas tus publicaciones, suerte y segui asi, cesar, debo y eros

hector carnero dijo...

Es un poco lo q nos ha pasado a muchos.Pero ahí está la tabla salvadora: el ARTE, que nos contacta con todos los seres q nos rodean y
nos hace "visibles". Quizás; nos con
vierta ésto en sus interlocutores, porque; al fin y al cabo, TODOS nese-
sitamos afecto y COMPRENSIÓN.
Gracias por tus palabras.
Hector